Todo lo que debes saber sobre células de carga

A la hora de medir el peso o las alteraciones de un cuerpo, precisamos de distintas herramientas como pueden ser las básculas o las balanzas. Y las células de carga son un elemento fundamental de estas, gracias al cual es posible realizar dicha medición con una gran precisión.

Una célula de carga no es más que un transductor. Su función principal es la de registrar una fuerza que se ejerce sobre ella, y convertirla en una señal o pulso eléctrico. Así, la fuerza ejercida se transforma en una señal medible y representable.

Ahora bien, existen muchas células de distintos tipos, con sus correspondientes aplicaciones técnicas. A continuación, para despejar las posibles dudas que tengáis al respecto, os contamos cómo funciona este elemento y cuáles son sus tipos principales.

¿Cómo funcionan las células de carga?

Básicamente, lo que miden es un cambio de presión en una suerte de fluido que contienen. Tal cambio sería equivalente al peso depositado sobre ellas. En cuanto a los elementos que componen este proceso, serían tres: la propia base de la célula, un cabeza de carga y un pistón vinculado a esta última.

Por otra parte, una sola de estas células no incluye una base suficiente para pesar la totalidad de un cuerpo. Por ello es necesario que el sistema de medición en cuestión cuente con varias.

De este modo, cada una podrá registrar el peso descargado en cada una de las zonas de soporte del cuerpo. Así pues, es habitual que para pesar un contenedor de considerable volumen se cuenten con cuatro o incluso más células.

 

Tipos y usos de las celulas de carga, Pesajes la Mancha

 

Tipos de células de carga

Los principales tipos de células son los siguientes:

· De único punto o de un solo punto. Son las que se suelen emplear en sistemas de baja escala: por ejemplo, una báscula de cocina o cualquier otra de uso doméstico.

· De tipo S. Estas, por el contrario, se usan para pesar elementos industriales. Soportan una gran comprensión o tensión, y su nombre se debe a que, efectivamente, tienen forma de S o de Z.

· De comprensión. Estas están fabricadas con acero o acero inoxidable y demás tipos de materiales con un alto índice de resistencia. Al igual que las anteriores, se emplean sobre todo en sectores industriales, pero tienen una resistencia añadida con respecto a las de tipo S o Z.

Las células que nosotros te ofrecemos

En el catálogo de Pesajes La Mancha contamos con una sección dedicada exclusivamente a las células. Junto con los tipos explicados anteriormente, contamos también con células de doble apoyo y con modelos de características específicas.

Por lo general, en nuestro catálogo podéis encontrar las células de carga más adecuadas para trabajar en entornos industriales.

 

Pesajes la mancha expertos en celulas de carga

 

Sin comentarios

Añadir un comentario